Estamos acostumbrados a beber nuestro té y ver un color intenso y un aroma exagerado, y cuando nos enfrentamos a una taza de té “sin color” creemos que nos han estafado.
Cuando infusionamos una bolsita de té nuestra taza se vuelve turbia, no vemos el fondo, deja una capa aceitosa en la superficie y mancha nuestra taza, lo que bebemos entonces son aceites esenciales, colorantes, aditivos, restos de camelia sinensis mezclados con sobras y demases.
En cambio cuando el té que usamos es en hebras/ortodoxos podemos ver con facilidad el fondo de nuestra taza, vemos algunas partículas en suspensión, podemos ver fácilmente los bordes brillantes generalmente rosados, amarillentos o anaranjados (dependiendo del tipo de té), su sabor es menos intenso que una bolsita pero el carácter de té se hace presente.

 

Si quieres aprender más sobre el mundo del té puedes contactarnos a través de nuestras redes sociales, contacto en whatsapp +56951178849 Y agendar con nosotros una cata de tés ortodoxos o degustaciones personalizadas.


CONTACTO

INSTAGRAM
@teteria.anika
FACEBOOK
@teteria.anika
PÁGINA WEB
https://www.teteriaanika.cl/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here