El ultrasonido diagnóstico o sonografía, conocido popularmente como ecografía, ha tenido un camino largo y lleno de avances transformándose así, en más que una herramienta médica.

Fue a finales del silgo XIX cuando se descubre este fenómeno de ondas sonoras que permitían dejar una imagen de cavidades interiores, o sea, inaccesibles para el ojo humano.

A pesar de que la calidad de la imagen en ese entonces era baja, el potencial que tenía impulsó su desarrollo. De hecho, poco tiempo después de la caída del Titanic, se usó los de ultrasónicos para detectar objetos sumergidos, a raíz de este trágico evento.

Desde ese tiempo, esta tecnología se usó exclusivamente para la guerra y para medir las profundidades en mares y cuevas. Sin embargo, no fue hasta 1942 cuando en Austria un médico lo utilizó para detectar anomalías en el cuerpo humano.

Con ello comenzó la revolución médica de esta tecnología, y tras su perfeccionamiento, fueron las madres quienes lo agradecieron, ya que luego que se abarataran los costos de utilización, por primera vez los padres podían tener un vistazo de cómo se vería su bebé por medio de la Ecografía.

Si bien, al principio no tenía buena nitidez, hoy podemos identificar rasgos, posición e incluso sonidos del bebé. En un comienzo se veía oscuro y sólo los médicos eran quienes sabían interpretar las difusas imágenes.

Uno puede creer que hoy las ecografías durante el embarazo ya han tocado techo en su avance, y es difícil imaginar cuál podría ser el siguiente paso ya que la resolución actual es sorprendentemente buena. Pero como mencionábamos al inicio de esta nota, hoy las ecografías se han transformado en “algo más”.

Fue aquí en Chile donde el ingeniero Karis Letelier, aplicó sus conocimientos en el modelado 3D, y a partir de las ecografías, creó un cuadro volumétrico con la imagen del bebé. O sea, la imagen llevada a la realidad.

Esta ingeniero chilena, conjuga lo que es la novedad de la impresión 3D con el avance en la imagen de la Ecografías, y crea tanto un concepto como un producto llamado Babyprint, que es este cuadro 3D modelado.

Hoy podemos ver reflejado en su empresa, InSense, un hito de lo que es el “ultrasonido de diagnóstico”, ya que Babyprint sirve de manera novedosa para atesorar recuerdos y momentos de los padres con su hijo, antes que nazca.


Contacto

Web: www.babyprint.cl

Mail: [email protected]

Cel: +569 6679 6989

Redes Sociales

Facebook: BabyPrintecografia

Instagram: @babyprint_insense

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here