El «Puma» José Luis Rodríguez es un «milagro»

Con su característica melena cardada hacia atrás y socarrón, el cantante no deja de agradecer a dios, ese “que maneja todas las cuerdas para que algo suceda”, a su mujer Carolina, a la que dice aprendió “a quererla más”, a los amigos, a los médicos y a ese “público en general que lloró mucho por mí y sigue llorando”.

Por ello la composición ha sido un repaso a todo lo vivido.

“Reducir a tres minutos 56 años o más de carrera no era fácil y sin embargo, con Erika Ender nos juntamos y salió esto tan maravilloso”, describe este empresario, productor y autor que tiene en su haber 46 discos publicados e infinitos galardones.

En noviembre, en la vigésima edición de los Grammy Latinos, que se desarrollará en Las Vegas, “El Puma” recibirá el premio a la excelencia musical de la Academia Latina de Grabación en reconocimiento a su trayectoria, junto a Pimpinela y Joan Baez.

“Lo recibo con emoción, con humildad de parte de la Academia que hace un reconocimiento a tu vida, a tu trayectoria, a tantos viajes”, destaca.

En sus actual gira sigue interpretando canciones como Dueño de nada, Voy a perder la cabeza, Silencio o Culpable soy yo, y en muchas ocasiones lo ha hecho sentado en un taburete que abandona de tanto en tanto, si sus nuevos pulmones se lo permiten.

Ante la reciente desaparición de figuras de la música melódica latina como José José, Camilo Sesto, al que suma al mítico Juan Gabriel, “El Puma” forma parte de esa casta de artistas que han hecho de la balada y los ritmos más populares sus grandes compañeros.

En tiempos de reguetón, el venezolano reconoce que las composiciones más actuales tienen su lugar entre el gran público

“La gente -abunda- tiene el derecho de buscar lo que le gusta, hay una gran expresión musical a través el rap, algunos son poetas, otros vulgares y en el reguetón es lo mismo: algunos son románticos y otros de letras muy pobres”.

Pero concluye asegurando que “todo son modas, incluso los géneros musicales” y que “todo pasa, pero yo creo que el amor nunca va a pasar, nunca va a dejar de existir”.

Con un aspecto envidiable, burlón, cercano, pero sobre todo agradecido, José Luis Rodríguez “El Puma”, asegura ser un “milagro” andante, antes de enfrentar un escenario de altura como Quito y tras superar un doble trasplante pulmonarPara la gente que no cree en los milagros, les digo: Yo soy un milagro”, comenta el artista venezolano en una entrevista con Efe, en la víspera de su presentación en la capital de Ecuador a la que seguirán sendos conciertos en Guayaquil y Cuenca.

Pese a la jovialidad que manifiesta con 76 años y tras haber recobrado la vida, reconoce que aunque tenga “los pulmones prestados” siempre le “pega la altura” de los 2.800 metros de Quito

Aquejado durante años de una fibrosis quística ideopática, dolencia que no tiene cura, en diciembre de 2017 pasó por el quirófano en el hospital Jackson Memorial de Miami después de recibir la mejor noticia, que tenía donante y que tras esperar en el número 25 de la lista había llegado el momento.

Su amigo y compañero Raimundo Santa Marta comenta antes de la entrevista, que 21 pacientes que le precedían fallecieron esperando y que él llegó a la intervención milagrosamente.

“Llegué a utilizar 20 litros de oxígeno”, confiesa Rodríguez al explicar que la enfermedad “convierte a uno en un niño de tres años” por la debilidad que padecía a la hora de hacer actividades de lo más cotidianas.

Gracias a un producto diseñado por su amigo y que refuerza directamente las células, “El Puma” pudo resistir los embates en esa espera que describe como “una de las cosas más complicadas”, para cruzar los dedos porque los “órganos sean adecuados para tu cuerpo”.

Su amigo, al que se vuelca en elogios el propio cantante, lo presenta como “la persona más longeva en superar un doble trasplante de pulmón y estar en los escenarios”.

En febrero pasado, después de un año de rehabilitación tras la operación, intervino en el festival “Venezuela Aid Live” en Cúcuta, frontera de Colombia con Venezuela, y en mayo inició en Miami una gira de conciertos para presentar su nuevo trabajo.

Este mes lanza su último tema que no podía tener otro título que “Agradecido” y en el que con una melodía pegadiza de aires latinos explica su periplo antes y después del trasplante, un canto a la vida en el que manifiesta que “la muerte tiene cura”.

Con su característica melena cardada hacia atrás y socarrón, el cantante no deja de agradecer a dios, ese “que maneja todas las cuerdas para que algo suceda”, a su mujer Carolina, a la que dice aprendió “a quererla más”, a los amigos, a los médicos y a ese “público en general que lloró mucho por mí y sigue llorando”.

Por ello la composición ha sido un repaso a todo lo vivido.

“Reducir a tres minutos 56 años o más de carrera no era fácil y sin embargo, con Erika Ender nos juntamos y salió esto tan maravilloso”, describe este empresario, productor y autor que tiene en su haber 46 discos publicados e infinitos galardones.

En noviembre, en la vigésima edición de los Grammy Latinos, que se desarrollará en Las Vegas, “El Puma” recibirá el premio a la excelencia musical de la Academia Latina de Grabación en reconocimiento a su trayectoria, junto a Pimpinela y Joan Baez.

“Lo recibo con emoción, con humildad de parte de la Academia que hace un reconocimiento a tu vida, a tu trayectoria, a tantos viajes”, destaca.

En sus actual gira sigue interpretando canciones como Dueño de nada, Voy a perder la cabeza, Silencio o Culpable soy yo, y en muchas ocasiones lo ha hecho sentado en un taburete que abandona de tanto en tanto, si sus nuevos pulmones se lo permiten.

Ante la reciente desaparición de figuras de la música melódica latina como José José, Camilo Sesto, al que suma al mítico Juan Gabriel, “El Puma” forma parte de esa casta de artistas que han hecho de la balada y los ritmos más populares sus grandes compañeros.

En tiempos de reguetón, el venezolano reconoce que las composiciones más actuales tienen su lugar entre el gran público.

“La gente -abunda- tiene el derecho de buscar lo que le gusta, hay una gran expresión musical a través el rap, algunos son poetas, otros vulgares y en el reguetón es lo mismo: algunos son románticos y otros de letras muy pobres”.

Pero concluye asegurando que “todo son modas, incluso los géneros musicales” y que “todo pasa, pero yo creo que el amor nunca va a pasar, nunca va a dejar de existir”.

Summary
Review Date
Reviewed Item
El "Puma" José Luis Rodríguez es un "milagro"
Author Rating
51star1star1star1star1star

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here