Esculturas colocadas al aire libre en la frecuentada Marina de Valencia han generado controversia en España, por su elevado carácter sexual.

Concebidas por el artista local Antoni Miró e inspiradas en la cerámica antigua griega, las esculturas son un adelanto de una venidera exposición en un nuevo centro cultural en la Marina de Valencia.

Sin embargo, las esculturas han recibido centenares de críticas, ya que muchos consideran que no son apropiadas para un paseo frecuentado por niños.

Ante esto, la asociación conservadora “Foro de la Familia” afirmó que “la exposición en la vía pública de estas figuras que representan felaciones, masturbaciones, con genitales expuestos y reproduciendo diversas prácticas sexuales, con alto contenido sexual explícito y de muy dudoso gusto”.

Junto a esto la organización añadió que los niños son expuestos a “escenas inadecuadas para su edad y podrían violar la ley de protección de menores”.

Sin embargo, el artista rechazó las críticas en declaraciones a la prensa española, explicando que sus esculturas están inspiradas en la cerámica griega antigua que contenía escenas eróticas o sexuales.

Cabe destacar que a su juicio, la mayoría de las personas ven esto como normal y más que perturbar a los niños, las imágenes pueden molestar a padres retrógrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here