Las dietas a base de carne, son uno de los mayores sectores en crecimiento, en lo que respecta a la comida de mascotas (perros-gatos), ya que se intenta darle a estos animales, productos muy similares a los que consumirían si vivieran en un entorno salvaje.

Alimentar a los animales con carne que no esté cocida, puede ser un riesgo tanto para la mascota como para quien lo cuida, dado que la comida cruda cuenta con un alto porcentaje de bacterias y parásitos, según lo expresado en un artículo del Washington Post.

Un estudio de la Universidad de Utrecht, Países Bajos, analizó 35 tipos de comida comercial de 8 marcas diferentes, en donde se encontró, Escherichia coli en un cuarto de los productos, junto con Salmonella en un 20% de los productos. También, se evidenció en un 43% de los productos, varias especies de la bacteria Listeria, germen particularmente peligroso para las mujeres embarazadas, recién nacidos y todos aquellos que presenten un sistema inmune débil.

En consecuencia, la presencia de posibles patógenos zoonóticos están presentes incluso en los alimentos congelados, por lo que es recomendable cocer todos los alimentos antes de dárselos a las mascotas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here